Seleccionar página

¡¡Queridos todos, hemos vuelto!!
Para comenzar el nuevo curso con energía, septiembre nos ha traído un puzle con varias piezas que teníamos que encajar. Nos pidieron que acompañáramos un regalo de cumpleaños para una fecha importante con tres de nuestras ideas. Y hemos elaborado las tres de forma artesanal, en nuestra Minerva de palanca, con su hendido y su papel con textura.

En primer lugar, teníamos que ser el hilo conductor de un viaje sorpresa, una gymkhana para llevar a Marta hasta la celebración de su 40 cumpleaños. En segundo lugar, nos pedían una identidad para la fiesta, que dejase claro que las sorpresas que iban llegando habían sido preparadas con antelación y con cariño. Por último, necesitábamos un regalo personalizado, que reflejase la personalidad de Marta y el momento que está viviendo.

Estos fueron los productos finales: cuando Marta llegó al aeropuerto de su ciudad, pensando que iba a recoger a su familia, recibió la primera de las diez tarjetas que la fueron guiando hacia Bérgamo, la ciudad italiana en la que celebraría su cumpleaños. Con ellas tuvo que adivinar adónde tenía que volar, cómo llegar hasta el apartamento que tenía reservado y cómo encontrar a sus hermanas, que la esperaban allí. También tuvo que rellenar varios cuestionarios con los que fue intuyendo qué actividades iban a formar parte de la celebración.

Éstas son las tarjetas, con un diseño fiestero que incluye su nombre, el número 40 y unas velitas; además de un juego de palabras con la palabra gymkhana como si estuviera conjugada. En la parte trasera están las instrucciones, que en algunos casos son indicaciones, en otros adivinanzas y a veces cuestionarios. Para indicar las direcciones, utilizamos códigos QR.

La segunda pieza del puzle fue un mesero, con la misma identidad gráfica que las tarjetas. También llevaba su nombre, el número 40, las velitas y el juego de palabras con la palabra cumple conjugada. Estaba pensado para señalizar la mesa reservada para el cumpleaños.

Por último, el regalo fueron unas tarjetas de visita para Marta, que es fotógrafa y está retomando su profesión. El diseño se hizo emulando elementos de las camaras de fotos, como las lentes y sus brillos. Y también jugamos con la letra de las máquinas de escribir antiguas, porque Marta las ha usado durante años como perfil en sus redes sociales, incluidos los colores rojo y negro y el signo de interrogación.

Lo imprimimos en Materica Gesso de 360 gramos, un papel ecológico procedente de bosques sostenibles y libre de ácido. Se trata de un papel con una textura muy orgánica, que permite un hendido profundo muy elegante y adecuado para una profesión en la que son esenciales el tiempo y la impresión de los detalles. La tinta también es ecológica y biodegradable. Como veis, un diseño pensado desde el primer momento para la persona que iba a recibirlo, como todo lo que hacemos en Tiporium.

Si quieres más información sobre cómo hacer un regalo personalizado tan especial como éste, sólo tienes que preguntarnos. Puedes hacerlo a través del formulario de contacto o del teléfono que aparecen en el blog. Estaremos encantados de adaptarnos a lo que necesites.